El Gran Jefe

Se había mosqueado. Me acerqué para besarla cuando sonó el teléfono. Ella contestó.

-Es para ti.

La voz al otro lado de la línea era la del sargento Reed, de Homicidios.

-¿Todavía a la caza de Dios?

-Sí.

-¿Un ser Todopoderoso? ¿El Creador? ¿El Principio Universal? ¿El Ser Supremo?

-Así es.

-Un tipo que se ajusta a la descripción acaba de aparecer en el depósito de cadáveres. Mejor que venga a echarle un vistazo.

Era Él sin lugar a dudas y, por lo que quedaba de Él, se trataba de un trabajo profesional.

-Ya estaba muerto cuando Lo trajeron.

-¿Dónde Lo encontraron?

-En un depósito de la calle Delancey.

-¿Alguna pista?

-Es el trabajo de un existencialista. Estamos seguros.

Woody Allen
Cómo acabar de una vez por todas con la cultura
Editorial Tusquets
Un fragmento del relato que se puede leer entero aquí (por ejemplo)
http://laetus.blogia.com/2007/091601-el-gran-jefe-124-woody-allen-124-.php
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: